Espiritualidad

Cuando Dios reescribe tu historia


Segundo día del devocional “Cuando Dios reescribe tu historia”

Por: Jaci Velázquez

¿Qué sueños le están impidiendo vivir su vida ahora mismo? Porque, realmente, eso es una pesadilla. El profeta Isaías escribió acerca de cómo una se siente: “Como el hambriento que sueña que está comiendo, pero despierta y aún tiene hambre; como el sediento que sueña que está bebiendo, pero despierta y la sed le reseca la garganta” (Is. 29:8, NVI). Estar tan atrapado en algo que no es su vida, su verdadero y singular don de vida, estar atrapado para siempre en un círculo de comparación de su realidad contra su fantasía, es un tormento. Usted puede estar parada en su cocina insulsa, soñando que está en un escenario. Yo he estado en un escenario, soñando que estaba en una cocina insulsa…

Mi hermana, puedo decirle que, cualquier “sueño” que tengamos que nos haga ser desagradecidas ante nuestro Dios, cualquier “sueño” que pueda desencadenarse en una decepción de nuestra realidad e insatisfacción con nuestra actualidad; bueno, esos son los tipos de “sueños” que necesitamos autoevaluar. Tengo que distinguir la diferencia entre un sueño dado por Dios y mis propios planes. No siempre es fácil saber la diferencia. Algunos de mis planes pueden parecer realmente buenos. Pero estoy aprendiendo que cuando dejo que lo que veo como sueños incumplidos me impulsen hacia comportamientos ingratos e inútiles, entonces puedo saber que estoy tratando de interpretarme a mí misma y rechazando la interrupción y la interpretación de Dios. Tal vez usted es como yo: cuando las cosas no funcionan de la manera que imaginé, voy corriendo a comer alimentos que no son buenos para mí, cargo mi tarjeta con el próximo par de zapatos que no necesito, sobrecargo a mi esposo o aquellos cercanos a mí con mis emociones que pueden lastimarlos y herirlos. Y es entonces cuando puedo saber que me estoy escapando de un sueño de Dios…

Escúcheme bien. No le estoy diciendo que no busque más. No le estoy diciendo que no se arriesgue en donde su fe la dirige. ¡Estoy totalmente de acuerdo con ello! Lo que le estoy diciendo es que puede haber mucho de Dios en su sueño… y puede haber mucho de usted también en ello. No es que la combinación esté mal… Lo que estoy diciendo es que Dios, a menudo, interrumpirá e interpretará su sueño de una manera que usted no hubiera pensado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .