Espiritualidad

Preparados


A diferencia de hace más de medio siglo, hoy en día se hace más difícil para las nuevas generaciones darse cuenta de lo que esta bien y de lo que esta mal. Cada vez más crecen y se desarrollan sin los valores con los que crecimos las generaciones de hace 40 o 50 años atrás. No hablo de los cambios que toda generación sufre, sino de valores, moral y reverencia. Estos no deben cambiar independientemente de los demás cambios.

No se trata de vivir en una burbuja ni mucho menos estar alejados de la sociedad y realidad en que vivimos, pero si podemos ser diferentes aunque vivamos en ella.

El mundo esta arraigado a una mentalidad tan enajenada a la Palabra de Dios que no distinguen lo bueno de lo malo. Isaías 5:2. Todos fuimos creados por Dios pero no todos somos Hijos de Dios. Fuimos creados para llevar una vida recta y con propósito, pero ese privilegio y esa sabiduría no la tenemos a menos que creamos y aceptemos al Señor Jesucristo como nuestro único Señor y Salvador.

El enemigo hace que veamos lo malo como bueno y lo bueno como malo. El tambien tiene un plan y es destruir nuestra vida para que nunca lleguemo a alcanzar el propósito de Dios. De el viene la envidia, la codicia, la lujuria. Nos nubla el entendimiento para hacernos creer que lo que hacemos, queremos o deseamos esta justificado. Entra en nuestra vida sigilosamente como serpiente que va a atacar a su presa. Es por eso que siempre tenemos que estar preparados.

La Palabra de Dios (la biblia) es nuestro manual de instrucciones. En ella podemos distinguir lo bueno de lo malo. Es nuestra guía para vivir la vida para cual fuimos diseñados.

¿Cómo nos preparamos?

1) Conociendo al enemigo– Conocer las manera en que trabaja el enemigo y sus artimañas es la mejor manera de mantenernos siempre alerta. 2 Corintios 11:14 Conocer al enemigo te da la ventaja de estar preparados al momento del ataque. Efesios 6:12Tenemos que conocer a nuestro adversario.

2) Preparándonos para la batalla– Los ataques del enemigo se contraatacan con Fe. La oración es una parte fundamental para defendernos de los ataques del enemigo. La oración es preventiva 1 Pedro 5:8. Que no nos cojan desprevenidos. Si nos mantenemos orando y conociendo la Palabra de Dios cuando venga la batalla estaremos preparados.

3) ¿Cúal va a ser mi estrategia? – Resistir al enemigo en las pruebas va a ser nuestra primera opción Santiago 4:7 1 Corintios 10:13, pero hay batallas de las que tenemos que huir. Ante las tentaciones huye, aléjate. Mateo 26:41 Si nos vestimos con la armadura de Dios, El dará la batalla por nosotros. Efesios 6:10-18. Si sabemos que estamos frente a una tentación demasiado grande para nosotros tenemos que alejarnos de ella. El enemigo conoce nuestras debilidades, por lo que debemos dejar que Dios pelee nuestra batalla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .