Historias y Vivencias

Una búsqueda valiente de mis sueños


Una búsqueda valiente de mis sueños

Durante mucho tiempo he tenido tantas cosas en mi corazón que deseaba alcanzar ó cumplir, que después de casi una década de luchar con la ansiedad y todos “mis demonios” inicié la búsqueda de mis sueños y me he encontrado con cosas de mi misma que no conocía.

A través de esta historia, espero de todo corazón que esta sea la temporada en que comiences tu búsqueda, ó si ya la has comenzado, que veas tu búsqueda desarrollarse. Aunque el viaje sea largo cada paso vale la pena. No porque las cosas vayan a ser perfectas, sino porque sé que aprenderás en el camino y que en los próximos años vas a cosechar el fruto de lo hoy sembrado.

Ser perseverante y constante no es nada fácil cuando estas destrozado por dentro. Descubrí que tenia que sanar primero antes de emprender. Omitir este paso hizo el camino más largo, pero hubo veces que fue necesario. Dios nunca me abandona. Según voy caminando me voy encontrando tropiezos y caminos estrechos que aprendí a aprovechar. Usualmente aquí es cuando las cosas no van como pensaba, estoy frustrada y a punto de tirar la toalla, pero pienso y me digo, esta es mi oportunidad para cavar en lo mas profundo de mi mente y corazón y encontrar aquello que debo sanar en esta temporada. No siempre fue tan fácil identificarlo, pero Dios, el tiempo y la perseverancia hizo que aprendiera.

Desde niña sentía que era diferente a los demás, no físicamente, pero si en mi forma de ser y de pensar. Como crecí sabiendo que era huérfana de padre y madre y me crié en un ambiente de personas mayores y sobre protegida por mi familia, siempre tuve muchos miedos. Recuerdo que a mi corta edad trataba de superar los miedos pero no sabia como. A veces oraba y había estado en un colegio de monjas, pero la verdad era que en ese momento había dejado de creer en todo. No fue hasta muchos años después que tuve un encuentro real con Dios que cambió mi vida. Quería ser yo misma, independiente y diferente y no fue hasta los 13 años que aprendí a “actuar” para lograr ser la persona que quería ser. Era inteligente y astuta y había encontrado la manera de pasarle por encima al miedo y fue así como comenzó todo este enjambre que se volvió mi vida. Había creado un caparazón para que nada ni nadie dañara mi corazón, pero no me daba cuenta que en el fondo lo que hacía era llenarme de más heridas y amargura que echaron muchas más raíces.

Aprendí que las malas decisiones con el tiempo te pasan factura. Que así sean consecuencias de mis decisiones, yo prefiero llamarle pruebas porque fue aquí donde por primera vez me encontré cara a cara conmigo misma. Donde hace casi 10 años comenzó esta travesía de sanidad agarrada de la mano de Dios. Yo no sabía lo orgullosa que era hasta que lo perdí todo. No sabía lo vanidosa que era hasta que no tenía un centavo para comprarme todo lo quería. No sabía lo mal que estaba emocionalmente hasta que me desquitaba con mis hijos. No sabía que la ira me dominaba hasta que me cegaba. No sabía lo que era sentir culpa hasta que murió mi tía. No sabía quien era yo hasta que conocí a mi padre en el 2015. No sabía que podía vivir sin el apego que había creado con mi madre de crianza hasta que ella decidió por los suyos. Pero tampoco sabia lo bendecida que era hasta que vi la mano de Dios obrar en mi vida. No sabía que en los planes de Dios estaba que al mudarme a otro país iba a comenzar un nuevo camino hacia la total sanidad de mi vida y es el que hoy continúo caminando.

Así que anímate en esta temporada! Sobre todo lo que se rompió dentro de tí, deja que tu corazón se abra a la posibilidad de lo que podría ser: aquí eres libre de soñar. Eres libre de confiar y creer que, al seguir adelante lo encontrarás…hay mucho más que ver.

Tu también sabes lo que es estar decepcionada y lo que es estar alegre. Sabes lo que es tener que esperar, y por eso has crecido mucho en paciencia y fuerza. Así que no olvides llevar esto contigo siempre, has que este presente en tu mente y corazón. Espero que nunca olvides lo lejos que has llegado. Que puedas confiar en que, incluso si tienes dudas, estás más preparada para el viaje de lo que piensas. Ya has pasado por muchas cosas. Ya has superado mucho. Y esta temporada actual representa tu progreso aún cuando te enfrentes a la incertidumbre de no saber lo que viene después.

Permítete seguir soñando, no importa lo que aún tengas que sanar. No importa tus miedos no importa tus fallas, permítete soñar. Déjate empezar a ver. Todavía hay espacio para nuevos comienzos. No todos van a apoyarte y no todos tendrán tiempo para escucharte, pero aún así puedes confiar en que en el fondo de ti hay un fuego ardiendo que espera ser encendido aún sin el apoyo de nadie. Además, te va a llevar tiempo cultivar las ideas y puede llevarte años refinar un sueño, pero vale la pena continuar caminando en lo que todo eso llega, vale la pena seguir persiguiendo las cosas que te ayudan a crecer, incluso cuando tienes dudas ó cuando enfrentas tus miedos. No dejes de soñar.

Sigue tu instinto, tu corazón. Consúltalo con Dios. Ve en busca de nuevos sueños, nuevos caminos. Haz todas las preguntas que tengas que hacer. Di la verdad que siempre has querido decir. Comienza a vivir el ahora, aquí en el mismo desorden de tu vida, sabiendo que es así como crecerás y encontrarás nuevas luchas que pelear, pero también nuevas alegrías que contar. Que a pesar de todo eso mirarás al cielo un día y verás que encontraste una vida que vale la pena vivir. Que a pesar de todos los tropiezos y todos los caminos estrechos que has pasado, éstos te ayudaron a crecer y a encontrar una vida que vale la pena vivir.

Sueño con el día en que pueda superar completamente mi ansiedad y sanar todo lo que falta, pero, aunque mi corazón esté cansado y no sepa lo que me espera, todavía confío en que hay una razón para empezar a vivir aquí y ahora. Que soy libre de soñar y creer en la posibilidad de que cosas mejores vendrán.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .