Cambios y Hábitos

¡Frena el paso!


¡Frena el paso!

¿Cuál es nuestra primera reacción al escuchar la palabra frena? …paramos en seco, cierto! Nos detenemos al instante, hacemos un “stop” a todo lo que estábamos haciendo. Ya sea que estemos guiando, caminando o corriendo, es una reacción casi instantánea. De hecho, la definición de frenar en el diccionario es: Detener o disminuir el desarrollo o la intensidad de algo ó de una cosa.

Con todo esto del coronavirus no hay duda de que la vida nos ha hecho frenar el paso. Caminamos tan deprisa que no reparamos en la persona que tenemos a nuestro lado en el ascensor de la oficina, no vemos al vecino que levantó su mano para darnos los buenos días por estar sumergidos en el celular, olvidamos darle el dinero del almuerzo a nuestro hijo porque vamos tarde para el trabajo ¿te ha pasado?… a mi sí!

La vida se ha convertido en una interminable carrera de metas, sueños y logros que alcanzar. Hemos perdido la capacidad de detenernos a pensar y mucho menos a analizar si de verdad todo lo que hacemos vale la pena. Si merece la pena sacrificarlo todo si al final nada te llevas. No has pensado que tal vez, dentro de la situación que estamos viviendo a causa de la pandemia, Dios nos esta llamando a frenar el paso, a bajar la velocidad y darle un nuevo giro a tus prioridades? ¿A lo que verdaderamente tiene valor? 1 Pedro 1 :18-19 Salmos 23:1

Todos tenemos sueños y deseos que queremos alcanzar, pero si perdemos el enfoque en Cristo y nos dejamos llevar por nuestra propia carne, nuestros instintos, el enemigo aprovecha y se mete para hacer que tu no metas a Cristo en tus metas ni en tus planes. Dios tiene planes para nosotros. Nuestro futuro será cumplido por el Señor. Salmos 138:8 Jeremías 29:11-12

¿Qué le quieres dejar a tus hijos, a tu familia, a ti mismo? No podemos perder la perspectiva de lo que está en la Palabra de Dios. Cuando nuestras metas no están bien enfocadas en Cristo, los frutos de la carne se manifiestan. Si tu haces tu parte, Dios hará la de Él. Sin corrección no hay transformación. Gálatas 5:19-21 Isaías 41:10

Necesitamos un nuevo comienzo con nuevas metas. Dios tiene un futuro para nosotros, Él es nuestra esperanza. Dios tiene prosperidad para nosotros, Él es nuestro proveedor. Dios nos guía, nos protege, nos corrige. No te detengas hasta llegar a la meta. Dios busca corazones que se arrepientan y humillen hasta quedar limpios de pecados. Que obedezcan a su Palabra. Que se consagren y le sirvan hasta que Él vuelva. Ese nuevo comienzo es ahora…Filipenses 1:6 Filipenses 3:13-14

2 Crónicas 7:14 Reina-Valera 1960 

si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .